Tratamiento comunitario

El tratamiento con base comunitaria (TBC) es un modelo de intervención cuyo fin es el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas que abusan del consumo de sustancias psicoactivas en una situación de exclusión social grave, así como el mejoramiento de las condiciones de vida en la comunidad local en la que viven.

Por exclusión social grave nos referimos a contextos de extrema pobreza, bajo nivel escolar, sin ocupación o trabajo y con formas precarias de auto-sustentamiento (trabajo ocasional, mal pagado, al margen de la legalidad), dependencia de drogas, exposición a violencia grave física y psicológica, vida en la calle y de calle, explotación sexual, enfermedades transmitidas por vía sexual, VIH-Sida, desplazamientos y migraciones forzadas, imposibilidad de acceso a los servicios básicos de salud, educación, seguridad y protección social.

Es un proceso “en, con y por medio de la comunidad”. Aspira a acompañar a la persona para que ella de sentido y orden a este caminar. Los objetivos generales del TBC pueden ser considerados como fases de un caminar no lineal, realizado en parte por caminos que existen y en parte por caminos que hay que construir, por caminos que siempre se cruzan con otros y también consigo mismos.

Estas fases son:

  1. Detener el agravarse de los procesos de autodestrucción
  2. Estabilizar este primer resultado
  3. Disminuir la peligrosidad de las conductas de riesgo
  4. Estabilizar
  5. Incrementar la seguridad en las conductas de riesgo
  6. Estabilizar
  7. Mejorar las condiciones de vida
  8. Estabilizar
  9. Iniciar procesos de salida de la exclusión grave
  10. Vivir un proceso de cambio

El tratamiento comunitario es un modelo de intervención que incluye un conjunto de procesos en el cual se articulan acciones, instrumentos y prácticas organizadas cuyo objetivo es promover el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas que abusan del consumo de sustancias psicoactivas y viven en una situación de exclusión social grave. Este abordaje actúa también en la mejora de las condiciones de vida en la comunidad local en la que se alojan los consumidores.

Cuando nos referimos a una comunidad señalamos un sistema de redes que construyen y animan un territorio. Un territorio es un producto de una red de actores sociales (personas, líderes de opinión formales y no formales, organizaciones de la sociedad civil, instituciones etc.) y se caracteriza por ser un espacio geográfico con uno o más lenguajes, procesos organizativos, funciones sociales, conflictos y sus soluciones, intereses culturales etc. (Massimi 2001).

Trabajar con personas que necesitan ayuda en la actualidad implica partir de un primer acercamiento, un punto de arranque que permita entrever sus dinámicas internas y sus implicaciones. Dentro de los principales conceptos podemos mencionar: Vulnerabilidad/potencialidad, Exclusión/integración social, Participación social, Comunidad, Representación social, Redes. El tratamiento con base comunitaria engloba estos conceptos en su abordaje.

Los objetivos de este caminar son:
• Detener el agravarse de los procesos de autodestrucción: que se detenga el incremento de uso de drogas, de conductas sexuales de riesgo, de conductas relacionales de riesgo (violencia manifiesta, robo, vida en la ilegalidad etc.)… es decir que la situación de dolor y sufrimiento no siga agravándose.
• Estabilizar a la persona en esta fase: que la persona pueda lograr mantenerse en esta fase durante un “cierto tiempo”.
• Hacer más seguras y menos peligrosas las conductas de riesgo: no mezclar sustancias, no utilizar aquellas de las cuales no se conoce la composición, usar preservativos en las relaciones sexuales, lavarse periódicamente, comer regularmente, no participar en acontecimientos de violencia física manifiesta, entre otras.
• Mejorar las condiciones de vida por medio de la reducción o disminución de las conductas de riesgo y de sus consecuencias: disminuir el uso de sustancias, la cantidad y tipo de conductas de riesgo (sexuales, relacionales, conflictuales etc.) y estilos de vida de riesgo (vida de calle y en la calle, participación en grupos de alto riesgo etc. (modificación de la red subjetiva comunitaria),
• Estabilizar a la persona en esta fase: que la persona pueda lograr mantenerse en esta fase durante un “cierto tiempo”.
• Iniciar un proceso de salida de las situaciones de riesgo (rehabilitación): incremento en la modificación de la red subjetiva, incluir actividades diversificadas de tipo ocupacional y cultural etc.)
• Vivir un proceso de rehabilitación (cambio de estilo y de condición de vida) en la comunidad y fuera de ella por medio de procesos educativos, organizativos, de rehabilitación y cura, de modificación del campo ocupacional y de sustentamiento.

El marco metológico del abordaje con base comunitaria se sustenta en el Modelo ECO2 y en los lineamientos de la RAISSS.